Libero

Libero a mis hijos de la necesidad de darme orgullo; para que escriban sus propios caminos de acuerdo con sus corazones, que susurran todo el tiempo en sus oídos.
Libero a mi compañero de la obligación de completarme.
No me falta nada, aprendo con todos los seres todo el tiempo.

Agradezco a mis abuelos y antepasados que se han reunido para que pueda respirar vida hoy.
Los libero de los fracasos del pasado y de los deseos incumplidos, conscientes de que han hecho todo lo posible para resolver sus situaciones dentro de la conciencia que tenían en ese momento.
Te honro, te amo y te reconozco como inocente.

Soy transparente ante tus ojos, para que sepan que no me escondo ni debo nada más que ser fiel a mí mismo y a mi propia existencia, que caminando con la sabiduría del corazón, soy consciente de que cumplo con mi proyecto de vida, libre de las lealtades familiares invisibles y visibles que pueden perturbar mi Paz y Felicidad, que son mis únicas responsabilidades.
Renuncio al rol de salvador, de ser uno que une o cumple las expectativas de los demás.

Aprendiendo solo a través del AMOR, bendigo mi esencia, mi forma de expresarme, aunque alguien no me entienda.
Me entiendo, porque yo solo he vivido y experimentado mi historia; porque me conozco a mí mismo, sé quién soy, lo que siento, lo que hago y por qué lo hago.

Yo me respeto y me apruebo.
Honro a la Divinidad en mí y en ti.
Somos libres.

-Bendición náhuatl

Compartir

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *